Buscar

Categorías

carro  

No hay productos

Transporte ARS 0,00
Total ARS 0,00

Confirmar

Newsletter

Pequeños botes cruzando lo negro del río

ARS 120,00

Comprar

Martín Vásquez Grillé

MARTÍN VÁZQUEZ GRILLÉ

1ra. Ed. 2014 / ISBN: 978-987-45241-2-6

Nació en enero de 1976 en Buenos Aires. Estudió Letras en la UBA y actualmente cursa la carrera de Historia, también en la UBA. Trabaja como docente de inglés y de español para extranjeros. En 1998 fue seleccionado para la Antología de Poetas del Ciclo Buenos Aires No Duerme, publicada por Eudeba y en 1999 publicó Tundra (poesía) en forma independiente. Tradujo a Mark Strand (The Continuous Life, Alfred A. Knopf, 1990), algunas de esas traducciones pueden leerse en No Retornable Vol 7. En 2011 fue seleccionado como Poeta Revelación en la 2da. Convocatoria de la Revista Plebella.

Más detalles

El río inmóvil - Selva Almada

Mi río es el río de Juan L. Ortiz, ese zen y luminoso que también sabe ponerse torvo y oscuro, el de las islas verdes que esconden pájaros y animalitos. Siempre movedizo, el mismo río que siempre es otro. El de Martín Vázquez Grillé, en cambio, es el río inmóvil, un tajo negro que abre el cemento en dos. La superficie de este río brilla engañosa: no es el reflejo del sol que se abre paso entre el humo de las chimeneas, es el brillo tornasolado del combustible que van dejando los grandes barcos.

Un río quieto que abraza pescados muertos, bolsas de nylon, tarros viejos, desperdicios industriales. No lo orillan los amantes en sus paseos estivales, mojándose los pies descalzos. Sino un racimo de obreras y de obreros que esperan el colectivo de madrugada, que se cuelgan del estribo para llegar a tiempo al trabajo. Un río apenas crispado por las sirenas de las fábricas que, en las mañanas de invierno, se sacude del lomo una bruma densa y helada.

Pero el río es también el paisaje de la infancia, de la casa materna, de la madre moribunda… quizá la misma muchacha que en uno de los poemas no ve la hora de encontrarse con sus amigas “danzarinas de sábado a la tarde, soñadoras en un bosque / cerrado y terso como una diminuta caja de cristal”; tal vez la misma que después “en la foto sonríe y parece festejar / cierta maravilla en las piernas del chico, firmes por primera vez”. Un río al que no se puede dejar atrás aunque se quiera, ese que todo lo engulle, de ese que no se salvan ni los juguetes de los niños.

 

Ver prólogo de Selva Almada y poemas del libro

  • Alto 21 cm
  • Ancho 15 cm
  • Encuadernación Binder pro
  • Lomo 5 mm
  • Páginas 46 pág.
  • Papel tapas Silver Chrome 230g
  • Peso 150g
  • Proceso Artesanal
  • Solapas