Buscar

Categorías

carro  

No hay productos

Transporte ARS 0,00
Total ARS 0,00

Confirmar

Newsletter

 

 

 

CLAUDIA MASIN
"LA MATERIA SENSIBLE, ANTOLOGÍA PERSONAL" 

Nació en Resistencia, Chaco, en 1972. Coordina talleres de escritura. Publicó: “Bizarría” (1997); “Geología” (2001 y reed. 2011); “La vista” (2002, Premio Casa de América, reed. 2012); “El secreto” (antología 1997-2007); “Abrigo” (2007) y “La plenitud” (2010); “El verano” (2010). Traducida al francés, inglés y portugués, presente en múltiples antologías. Coordinó, junto a artistas de diversas disciplinas, ciclos de poesía, música e imagen. Integró las editoriales “Abeja Reina” y “Curandera”.


 

 

CONTRATAPA del libro

 

Por Osvaldo Bossi (contratapa)

 

Desde hace años vengo leyendo y aprendiendo de la poesía de Masin. Acaso porque no hay libro suyo que no sea una revelación, una suerte de pequeño (y siempre lúcido) dispositivo mágico que pone a dialogar figuras aparentemente antagónicas para decirnos algo, siempre otra cosa, que rompa con los estereotipos. De ahí que su lírica sea una fuerza que reúne (cada verso un relámpago) nostalgia y rebelión, amor por el mundo y el deseo urgente de modificarlo, aunque esto implique severos amotinamientos y destrucciones.


Poesía amorosa, poesía política, en el sentido más radiante y más amplio de la palabra, donde nada puede ser contemplado con indiferencia y donde todo, de una manera u otra, nos habla, nos alude. Empatía y rebelión, compasión infinita y deseo de un orden en donde la palabra justa, sea precisamente eso, justa, en una lucha inagotable, cuerpo a cuerpo, contra una ley que oprime. 

“Que eso sea todo:/ el puro deseo de dejar lo poco o mucho que se tiene/ a quien se ama, aunque no le haga falta,/ y vivir por un rato rodeada de las cosas que realmente le importan:/ las tormentas, los animales feroces, la exuberancia del verano”.

Si no me equivoco, esa llama sagrada arde en cada uno de los libros que, a manera de muestra, reúne esta antología. Claudia Masin decidió que su nombre fuera La materia sensible, y yo creo que es una clave perfecta para entrar en una de las obras más originales e intensas que ha dado la actual poesía en nuestro país.


RESEÑAS:

 


 

Poemas DEL LIBRO

 

Geología

"Toda nuestra infancia debe ser imaginada de nuevo."
Gaston Bechelard


De pequeña
probablemente pensara que la geología
era la ciencia que enseñaba a vivir en la tierra.
Geo, tierra, logía, ciencia. Era razonable,
y desde entonces Yo voy a ser geóloga
cuando sea grande, informaba,
como quien dice voy a averiguar sola
lo que nadie me sabe contar,
voy a clasificar todos los géneros
de dolor que conozco como si fueran piedras.
–Tal vez en los manuales –me decía–
entre fallas y estalactitas aparezca en una foto
yo con mi disfraz de explorador
y en una nota al pie, esta descripción:
nena de piedra hallada en una cueva
muy al norte, casi escondida,
el cuerpo cubierto de palabras talladas,
por el tiempo transcurrido, incomprensibles.

(del libro "Geología")

 
**
 

La gracia

 

A veces, muy raramente, un encuentro nos conmueve
de una forma que no puede ser atenuada por el pensamiento
o el lenguaje. Es que trae una memoria
de lo que fue íntimamente conocido y deseado, pero ha sido
desplazado a un lugar inalcanzable, de donde no sabría volver
a menos que una persona –entre todas– lo llamara. Somos
criaturas tímidas que no han hallado, en respuesta
a su curiosidad, a su pasión por las cosas, más que daño
o rechazo. Como animales que han luchado demasiado por su vida,
no sabemos qué hacer con la alegría, y si llega,
seguimos huyendo para salvarnos. Si lográramos vencer el terror,
si nos quedáramos, podríamos recuperar algo
perdido hace tiempo. La dicha más plena es una dicha física
y debería producirse sólo una vez,
antes de que conozcamos las palabras. Su regreso es siempre
un instante de gracia que nos devuelve el amor con el que un día
la materialidad del mundo nos ha tocado.

(del libro "La plenitud")